Recuerda que somos una familia de fe, por eso puedes enviarnos tus peticiones de oración para apoyarte en tus necesidades.

Nuestra Misión

Es llevar a otros, a  los pies de aquel que nos amó, y enseñarles la salvación que solo se encuentra en Él. “Enseñándoles que guarden todas estas cosas” tenemos el compromiso de enseñar la palabra de Dios, discipulado a todo aquel que quiera conocerlo aún más.    

Laptop

Nuestras Predicaciones

Ahora puedes disfrutar de nuestros mensajes en la comodidad de tu casa o en cualquier otro lugar y a cualquier momento. Disponibles para ser visualizadas desde tu computadora, tablet o celular, por medio de la plataforma Laptop

Consejos de Fe

Isaías 41:10  “No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.”

Esta emoción o sentimiento, inicio en el jardín del Edén, cuando Adán y Eva se escondieron por temor de la vos de Dios. Una emoción que no fue planeada  por Dios, “No temas porque yo estoy contigo” Dios quiere ayudarte a vencer tus temores.

Y todo termina  cuando aceptas su amor y perdón a través de Jesucristo, ya que el  temor es una emoción desagradable muy fuerte causada por la expectación de la conciencia de peligro.

 Si eres creyentes puedes descansar en su palabra y si no lo eres aun  la palabra describe lo que todos nosotros en el fondo estamos anhelando. Los planes de Dios son planes de descanso, de paz y de seguridad Jeremías 29: 11 “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.”

La oración es importante, porque por medio de ella nos acercamos a Dios, para exponer nuestra gratitud y también nuestras peticiones como hijos, cuando Jesús nos dio la enseñanza del “Padre nuestro” nos dijo que pidiéramos el “pan nuestro de cada día dánoslo hoy” y también enseñó en Lucas 11:13  “Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?”

 Pídele que te llene de su Espíritu y descubrirás una vida llena de gozo y plenitud verdaderos.

¿Qué es la depresión? Es un decrecimiento de ánimo. Un desorden emocional muy común.

Es la más negativa de todas las emociones. Algunos la han descrito como: “un oscuro túnel sin un solo rayo de luz”. “La etapa en que los sentimientos pesan una tonelada y se desea morir”. “Es como experimentar el infierno, donde las llamas son lo de menos”.

 Sea cual sea la causa de la depresión: recuerdos dolorosos, cansancio físico, enfermedades o por pecados y sus consecuencias: remordimiento, celos, miedo. Tenemos que acudir a Jesús , solo Él puede aliviar nuestro dolor, solo Él puede aliviar nuestro corazón, solo Él puede quitarnos la culpa, sanarnos, limpiarnos de toda maldad, cambiar primero nuestro corazón y si Él lo quiere las circunstancias.

Proverbios 28: 13 “El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.”

 1 Juan 1: 9 “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad”.

El plan de Dios está basado en siete principios muy importantes:

1. Dios ama a toda el mundo y quiere tener una relación personal con cada individuo. Juan 3:16 “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna.”

2. Pero el hombre está separado de Dios por causa del pecado y no puede hacer nada para restaurar su relación con Dios. Isaías 59:2  “pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír.”

3. Aunque Dios ama al hombre, es un Dios santo y justo. Ha condenado el pecado a la muerte, la separación de Dios en el infierno. Romanos 3:23  “por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.”

Hebreos 9:27  “Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio,”

4. Dios envió a su Hijo Jesucristo, a esta tierra para pagar la pena de pecado, muriendo en la cruz en nuestro lugar. Resucito de la muerte y ascendió al cielo. Es el único camino a Dios. 1 Pedro 3:18  “Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu;”

5. El que pone su fe en Cristo recibe perdón de sus pecados y la vida eterna y es reconciliado con Dios a través de Jesucristo.

 Hechos 26:18  “para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados.”

 Colosenses 1:14  “en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados.”

6. Seguir a Cristo significa volver la espalda al pecado (arrepentirse) y rendir su vida a Él como señor y salvador.

 Mateo 4:17  “Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.”

Hechos 3:19  “Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio,”

7. Cuando uno recibe a Cristo, el Espíritu Santo viene a vivir en él, haciendo de él una nueva creación. Puesto que Cristo vive en él, puede vivir una vida agradable a Dios.

Juan 1:12-13  “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;  los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.”

2 Corintios  5:17  “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura     es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.”

Necesitas abrir la puerta de tu corazón, y Él te dará una cena que saciará tu hambre y sed.

Apocalipsis 3:20  “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.”

Debes hacer una oración y aceptarlo por fe, confesando que Jesús es tu señor y salvador. Romanos 10:9-10 “que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.  Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.”

Si gustas puedes hacer esta oración:

Señor Jesús confieso que he pecado contra ti, me arrepiento y te pido perdón, límpiame de todo pecado por tu sangre, porque moriste por mí en una cruz, ven a mi corazón y toma el control de mi vida. Te acepto como mi señor y salvador.

Gracias, Señor, por la vida eterna que tengo hoy en ti. Gracias por hacerme tu hijo (a)    

Si has hecho esta oración, cuéntales a otros lo que te pasó. Lee la Biblia todos los días, y lleva en oración todas tus cargas.

Que Dios te bendiga.

Ubicación

Dirección: Seminario Nazareno de las Américas, Guadalupe. San José, Costa Rica

Teléfono: +506 8697 4446

Correo electrónico: info@espiritudefe.com